El Liverpool pone la directa cara las semifinales. El cuadro de Klopp tiró de pegada para noquear a un Oporto que se vio de forma rápida con la eliminatoria cuesta arriba. Los 'reds' fueron una apisonadora en la primera mitad y solo debieron sostener la renta en la segunda. Marega pudo dejar la eliminatoria más abierta mas cayó en las redes de Alisson.

El Liverpool brincó al verde de Anfield con aires de grandiosidad. Una grandiosidad que se sosten en sus cuatros pilares fundamentales: afición, equipo, historia y estadio. Cuando los 4 suenan bien, este cuadro de Klopp es una máquina de jugar. Y lo probó en la primera mitad. El Oporto salió sin temor al escenario. Anfield rugía como en las viejas noches de gloria europea mas eso no amilanó al 'dragón'. Ni eso ni tener a una tripleta atacante que amenaza tanto como la formada por Firmino, Salah y Emané.

De esta manera, los acólitos de Conceiçao llegaron con la lección bien aprendida de aquel 0-5 que se llevaron en Do Dragao y decidieron pasar a la acción desde el comienzo. Presión, anticipación y también, aun, ahoga. El Oporto trató de atenazar a un equipo al que le agrada desinhibirse. Y poco le duró el plan. Emané se escurrió por banda izquierda y un pase de Firmino al filo del área fue suficiente a fin de que Keïta, aprovechando de la pierna de Óliver Torres, abriese la lata. Sin hacer nada, sin pestañear. Es la grandiosidad de los grandes. La dichosa fortuna siempre y en toda circunstancia se asocia con exactamente los mismos.

Con la superioridad en el electrónico, el cuadro portugués bajó sus posibilidades y Anfield cada vez pesaba más. Las piernas comenzaban a fallar y los pases se iban. Ahí, el Liverpool, listo como pocos, deseó hincar el diente. Firmino, inmediatamente después del tanto, y Salah, en un uno contra uno ante Casillas, pudieron dejar la eliminatoria práticamente vista para sentencia. Mas fallaron. Y estos grandes jugadores difícilmente fallan una segunda vez. Jugada coral 'made in Klopp' que empieza Henderson con un pase al hueco para Alexander-Arnold y el inglés, libre de marca, mete un pase de la muerte a fin de que el delantero brasileiro solo tuviese que empujarla.

Con el 2-0, Klopp encargó a los suyos administrar la renta. Y de esta forma lo hicieron. Los 'reds' dejaron correr los minutos y tuvieron el monopolio de la posesión. El Oporto, mientras que, se aferraba a la testarudez de Marega. El delantero de los 'dragones' fue un estorbo incesante para la zaga del Liverpool y a punto estuvo de anotar en un par de ocasiones claras que Alisson malgastó. Un par de ocasiones que podían haber metido al Oporto en el partido y de esta forma poder rascar un resultado esperanzador. Incluso de este modo, 2-0 y aún quedaba la segunda mitad. 

En la reanudación, el Oporto deseó abrasar sus naves. Conceiçao ordenó a los suyos meterle una marcha más al partido. En cambio, el Liverpool salió a verlas venir. Era una pequeña tregua tras una primera mitad vibrante. Tras los primeros minutos, los 'reds' volvieron a acrecentar su nivel de juego y encerraron a los 'dragones'.

Salah fue el que más lo procuró mas no estuvo agraciado de cara a puerta. Fue una segunda mitad sin ocasiones en las que primó preservar la renta. Por la parte del Oporto, solo Marega consiguió intranquilizar la retaguardia de Anfield y a punto estuvo de nuevo de poder poner el 2-1 mas no acertó en un codo con codo con Alisson. De esta manera, el Liverpool soportó sin demasiados obstáculos para garantizar una victoria que le acerca a las semifinales.


Doblete de Guedes para superar al Sevilla en la tabla (1-2)

Prosigue el Valencia tocado por una varita en 2019. Todo le sale bien a los blanquinegros desde Año Nuevo. En Europa, en LaLiga, en la Copa del Rey e inclusive en las pachangas de los adiestramientos. De buenas a primeras, te muerden en la yugular y te chupan toda la sangre. Además de esto, Marcelino ha recuperado a Guedes para la causa y eso son palabras mayores.

El Villarreal se aleja de segunda tras vencer al Leganés (2-1)

Semeja no poder haber un partido apacible en La Porcelana esta temporada. Con trabajo y más sufrimiento del previsto, el Villarreal pudo llevarse un igualado encuentro frente al Leganés que le deja distanciarse de la zona de descenso, al tiempo que con esta derrota los ‘pepineros’ prácticamente se despiden de Europa. Bacca y Ekambi habían adelantado al ‘sumbarino’, que cuando parecía tenerlo todo hecho vio como El Zhar recortó distancias y puso emoción en unos minutos finales cargados de tensión.