El Teatro de los Sueños fue del Barça. El equipo de Valverde asaltó al United en su casa y se llevó la victoria en la ida de los cuartos de Champions. Decidió un autogol de Shaw, en una jugada ejecutada por Messi y Suárez. Centró el argentino, remató el uruguayo y la empujó a la red el defensa inglés. Los azulgranas no precisan relucir para ganar en las grandes plazas.

El United fue tan protector como conformista. A los ingleses les queda solo aspirar a un milagro en el Camp Nou, mas en vista de esto a Solskjaer le semeja suficiente. Arrancaron los locales con 5 defensas, Shaw de improvisado central y Dalot y Young como carrileros. Las ausencias de Matic y Ander las reemplazaron Fred y McTominay. Valverde, probablemente aguardando un cerrojo, salió con un 4-3-3 y Coutinho en ataque. Arthur acompañó a Rakitic y Busquets en el centro del campo, y Semedo reemplazó a Sergi Roberto, probablemente para dar más fondo físico en las coberturas a Rashford y Lukaku.

Los demonios colorados trataron de taponar al límite la salida de balón del Barça, que en un comienzo perplejo concedió 2 faltas eludibles en la frontal. Terminaron en nada. En cambio el Barça, cuando pisó el área local, exhibió galones. Marcó la diferencia Busquets, que divisó un desmarque de rotura de Messi. Solo lo vieron, y el argentino recibió en el área. El control lo escoró, mas se sacó un centro milimétrico al segundo palo. Allá apareció Suárez, puro ariete, para cabecear y contar con la ayuda de Shaw. Un roce en la cadera del defensa inglés puso el balón en internet.

El linier puso intriga, señalando fuera de juego para cancelar el tanto. El VAR lo corrigió: no era situación ilegal y el tanto subió al marcador. Lo festejó Suárez con saña, mirando a la grada. Al ‘9’ azulgrana le agrada jugar donde no le quieren. Le silbaron en Old Trafford en todos y cada balón que tocó, no olvidan su pasado con el Liverpool y la tormentosa relación que vivió con el United, entonces su máximo contrincante.

Lo mejor del plan de Solskjaer fue lograr aislar a Messi. El crack argentino recibió un codazo brutal de Smalling, que lo dejó con sangre en el ojo y la nariz perjudicada. No apuntó ni falta el agremiado, y Messi no halló su lugar para marcar diferencias. Tampoco tuvo su mejor día Busquets, ahogado por la presión contrincante. El de Badía perdió balones indignos de él y se cargó con una tarjeta amarilla. Mas ni de esta forma el United, falto de calidad, intranquilizaba a Ter Stegen. Sí lo hizo el Barça con De Gea.

Tuvo Coutinho en sus botas el segundo tanto al filo del descanso: un balón descolgado en el área que remató con la punta de la bota. El tiro lo salvó prodigiosamente De Gea con un pie espléndido. Bajo del arco, pocos porteros en el planeta son fiables como el de España.

Con escasos recursos sobre el campo, este United debe recurrir la fe. Y en esto ayuda Old Trafford. El rugido del estadio empujó a los suyos en la reanudación, y dieron un paso al frente en el campo. Nada que afectase al Barça. Los de Valverde soportaron la compostura, y ganaron aire con la entrada de Vidal y Roberto.

Llegaron los minutos con más ocasiones para el Barça: Suárez disparó al lateral de la de la red, Jordi Alba probó a De Gea, que sacó otro pie, y Roberto halló un filón en la banda derecha del ataque. Asimismo lo procuró Messi, en un tiro de falta inofensivo. No llegó el segundo, y debió hacerlo Piqué. El central cortó, providencial, la mejor internada del Manchester United que protagonizó Martial.

Si alguien vacilaba del conformismo del United, Solskjaer quitó a su único delantero en el campo, Rashford, a falta de 5 minutos yendo por detrás en el marcador. Los ingleses van a ir con recónditas opciones al Camp Nou, que no les semeja poco. Mas el primer golpe, en el Teatro de los Sueños, lo asestaron los de Valverde. El Barça apunta a cuartos.


Doblete de Guedes para superar al Sevilla en la tabla (1-2)

Prosigue el Valencia tocado por una varita en 2019. Todo le sale bien a los blanquinegros desde Año Nuevo. En Europa, en LaLiga, en la Copa del Rey e inclusive en las pachangas de los adiestramientos. De buenas a primeras, te muerden en la yugular y te chupan toda la sangre. Además de esto, Marcelino ha recuperado a Guedes para la causa y eso son palabras mayores.

El Villarreal se aleja de segunda tras vencer al Leganés (2-1)

Semeja no poder haber un partido apacible en La Porcelana esta temporada. Con trabajo y más sufrimiento del previsto, el Villarreal pudo llevarse un igualado encuentro frente al Leganés que le deja distanciarse de la zona de descenso, al tiempo que con esta derrota los ‘pepineros’ prácticamente se despiden de Europa. Bacca y Ekambi habían adelantado al ‘sumbarino’, que cuando parecía tenerlo todo hecho vio como El Zhar recortó distancias y puso emoción en unos minutos finales cargados de tensión.