El FC Barcelona cerró su desplazamiento a Huesca con un empate 0-0. En un feo ejercicio de practicidad, el líder sumó un punto frente a la ineficaz colista que, teniendo presente el calendario y el juego, va a haber que dar por bueno. Ernesto Valverde reservó a todos y cada uno de los titulares con la salvedad de Ter Stegen pensando en la "linda y deseada" Champions, que afirmaría Leo Messi.

Y la 'unidad C', falta de minutos y rodaje por la parte de sus componentes, tuvo fuerzas para sacar un punto en El Alcoraz.

Si la lista de citados apuntaba a una revolución en el once, Valverde la confirmó al dar a conocer la alineación. El Txingurri alineó a Ter Stegen y diez más hasta, el punto de mudar el dibujo hasta un tanto frecuente 3-5-2.

Fue una buena tarde a fin de que Todibo, Wagé y Riqui Puig demostraran que tienen razones para soñar con integrar cualquier día la primera plantilla. Arturo Vidal certificó su profesionalidad, asumiendo la función de mediocentro con un enorme despliegue físico para compensar su falta de luces en el momento de edificar el juego.También lo penalizó que Aleñá no tuviese su mejor día. Umtiti y Dembélé tuvieron los minutos que precisan para recobrar el punto de forma y Murillo y Boateng, para justificar su llegada en invierno.

No había nada que recriminar a la resolución del técnico azulgrana, a 3 días del trascendental encuentro frente al Manchester United, y tampoco se puede cuestionar la actitud de los escogidos a pesar de que para ciertos suponía caminar su condición de (muy) suplente sobre el terreno de juego de El Alcoraz.

Eso no desea decir que el Barça no acusase tantas novedades; en el momento de tener continuidad en el juego, alén de los chispazos de talento de Riqui Puig y para llegar al área contrincante, con un Boateng lento y un Malcom limitado en el carril. 

A pesar de todo, el Barcelona se vio favorecido por la inicial escenificación del Huesca. A pesar de su condición de local y a la emergencia de puntos que padece como colista, el conjunto de Paco Rodríguez no se cerró atrás ni tampoco presionó desesperadamente arriba.

De esta manera, el primer tiempo fue prácticamente de guante blanco, con escasas ocasiones. El Barça tuvo 2 clarísimas, prácticamente en exactamente el mismo minuto (16'). Dembélé aprovechó una fenomenal asistencia de Riqui Puig en un codo con codo con Santamaría, que el portero sacó a córner con la punta de los dedos. Y en la jugada siguiente el meta del equipo oscense desvió un remate de cabeza de Murillo que iba dentro.

La réplica local fue limitada, con aproximaciones de Juanpi y Chimy Ávila, si bien su mejor ocasión llegó a través del escandaloso Enric Gallego cuando probó fortuna, en un disparo muy desviado desde la frontal tras un buen quiebro (39').

Tras el reposo, ni Huesca ni Barça despertaron completamente de la siesta. Los locales mostraron algo más de intensidad y en el momento de juego, Paco Rodríguez incorporó a Melero por Juanpi para tener más llegada al área del Barça; y a falta de una cuarta parte de hora (72') Cucho Hernández relevó a Ferreiro.

Eso sí, opciones para marcar los aragoneses, las justas. Enric Gallego demandó un inexistente penalti (52') en una riña por el balón con Ter Stegen y Umtiti sacó un balón peligroso al Cucho en el 76'.

De nuevo, las ocasiones de tanto fueron catalanas y por partida triple esta vez. En el minuto 56' Wagué avanzó por su banda y centró al área a fin de que rematara Dembélé. Etxeita tocó lo justo para otorgar córner.

En la jugada siguiente, Malcom se ideó un disparo que se estrelló en el poste (57') y el rechace fue a parar a Aleñá. Etxeita desvió de nuevo el lanzamiento.

Valverde prosiguió administrando fuerzas (67') y efectuó un doble cambio, incorporando a Jordi Alba y Philippe Coutinho por Riqui Puig y Dembélé, lo que dejó que Malcom se situara en su situación preferida, la banda derecha.

La carencia de control del juego puso de mal humor al Txingurri, que decidió agregar a Arthur por Aleñá en los últimos diez minutos. Las restricciones del Huesca y la buena actitud de Wagué, que interceptó a Chimy Ávila en su última cabalgada (86') sostuvieron la igualada.

Con el equipo desfondado (muchos jugadores tienen pocos minutos de juego), el Barça debió dar por buena la igualada. Al fin y al cabo, ya pensaban en el Manchester United ya antes de viajar a Huesca.


Doblete de Guedes para superar al Sevilla en la tabla (1-2)

Prosigue el Valencia tocado por una varita en 2019. Todo le sale bien a los blanquinegros desde Año Nuevo. En Europa, en LaLiga, en la Copa del Rey e inclusive en las pachangas de los adiestramientos. De buenas a primeras, te muerden en la yugular y te chupan toda la sangre. Además de esto, Marcelino ha recuperado a Guedes para la causa y eso son palabras mayores.

El Villarreal se aleja de segunda tras vencer al Leganés (2-1)

Semeja no poder haber un partido apacible en La Porcelana esta temporada. Con trabajo y más sufrimiento del previsto, el Villarreal pudo llevarse un igualado encuentro frente al Leganés que le deja distanciarse de la zona de descenso, al tiempo que con esta derrota los ‘pepineros’ prácticamente se despiden de Europa. Bacca y Ekambi habían adelantado al ‘sumbarino’, que cuando parecía tenerlo todo hecho vio como El Zhar recortó distancias y puso emoción en unos minutos finales cargados de tensión.